imagen ¿Acercar el patrimonio al mundo digital?

Desde que la cámara de Google Street View que empezó a recorrer el mundo allá en 2007 y, años más tarde, saltó al interior de los museos, algo en el sector de los equipamientos patrimoniales empezó a cambiar. La polémica sobre riesgos y potencialidades de un acceso abierto a los fondos artísticos que atesoran nuestros centros corrió como la pólvora. Muchos de ellos se posicionaron radicalmente en contra como detractores, temerosos de ver reducido el número de visitas a sus centros físicos.

Pero, el avance inexorable de la tecnología, que parece hoy en día imparable, siguió adelante con pasos agigantados. Y el gran magnate de la gestión informativa, Google, relanzó este verano, el proyecto anteriormente conocido como Google Art Project iniciado a principios del 2011, bajo el nombre de Google Arts & Culture. Este proyecto, con aspecto de plataforma digital, nos ofrece, entre otras novedades, la posibilidad de explorar en abierto parte de los fondos de más de 1.000 museos en 70 países. Entre sus afiliados encontramos instituciones de reconocido prestigio como The National Gallery (Londres) o el Moma (Nueva York), pero también centros mucho más modestos y recónditos, como el Museum of Australian Democracy at Eureka: M.A.D.E en Australia o el Robben Island en Suráfrica.

La importancia de este proyecto, dirigido por Amit Sood, no radica únicamente en la accesibilidad de sus fondos, sino en cómo gestiona estos y nos presenta la información.  No se trata únicamente de contemplar las grandes obras de arte con todo lujo de detalles, algunos de ellos imperceptibles incluso para el ojo humano gracias a la Google Art Camera, una cámara especial que permite capturar imágenes gigapixel de alta resolución; sino que podemos acceder a ellas desde diferentes perspectivas gracias a un sistema informático que no sólo utiliza metadatos sino también algoritmos matemáticos y sistemas de reconocimiento visual. Y esta exploración, por supuesto, se realiza desde una perspectiva global que no se limita a perpetuar el canon típico de la historia del arte occidental, y que nos permite acceder a una ingente cantidad de objetos de diversa índole y procedencia.

La interfaz interactiva garantizaba la visualización de grandes obras de arte, pero también de pequeños objetos y exposiciones temáticas comisariadas, además de recorrer físicamente los espacios museísticos gracias a las visitas virtuales de Google Street View. Pero la novedosa singularidad del proyecto Google Arts & Culture es la visualización de las piezas agrupadas a través de diferentes aspectos que potencia cientos de conexiones increíblemente inspiradoras y, por supuesto, las potencialidades que el reconocimiento visual y otros experimentos basados en algoritmos matemáticos, nos ofrece. De esta manera podemos ver las piezas agrupadas cronológicamente, temáticamente, por autor, material, técnicas… pero también comparar las distintas versiones que existen sobre cada una de ellas. Estas comparativas, gracias al valor añadido que suma la inclusión del reconocimiento visual, permite bucear en sus fondos de datos para encontrar un número indeterminado de similitudes en cuanto a forma y posición presentadas en un entorno en 3D para visualizarlas desde cualquier ángulo o escala, por ejemplo; o realizar un aprendizaje automático basado en algoritmos que  nos ayuda a navegar por las imágenes igual que buscaríamos semánticamente en la red.

Enrique Varela, representante de la subdirección General de Museos Estatales, unidad administrativa dependiente de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, en un comentario a la agencia de noticias Europapress con motivo del relanzamiento de este proyecto afirmaba que “la digitalización de las obras ofrece múltiples ventajas, entre las que destaca también la facilitación de la conservación del patrimonio, nuevas vías de investigación, la accesibilidad, difusión e internacionalización de las obras –lo que conlleva el aumento del turismo cultural–, y la conexión entre bienes culturales y público”.  

Sin duda el mundo digital nos abre nuevas y sorprendentes posibilidades que no debemos ver como una amenaza, sino como una potencialidad que permite descubrir piezas que quedaban eclipsadas por los grandes museos con mayor proyección mediáticas y ofrecer nuevas sinergias y oportunidades todavía inimaginables.

Si quieres conocer algunas de las claves imprescindibles en torno a este y otros temas tecnológicos de rabiosa actualidad; dar respuesta a las nuevas necesidades tecnológicas de nuestros equipamientos; fidelizar a los actuales visitantes y atraer a otros tantos nuevos en acceso remoto, utilizando modernos e innovadores recursos didácticos en línea, no puedes perderte el módulo: “Recursos digitales y estrategias de marketing”, que ofrece CETT-elearning. En él descubriremos cómo “abrir” los equipamientos patrimoniales de uso turístico al mundo, más allá de los convencionalismos físicos y conceptuales que nos limitan.

¡Una experiencia increíble al alcance de tu mano que no te puedes perder!

Júlia Castell.

Profesora CETT-eLearning.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s