imagen La vendimia “enológica”, más allá de la recogida de la uva

La vendimia es mucho más que una operación de recogida de la uva, de su mera retirada del viñedo y su ingreso en la bodega. La vendimia es la que marca en el calendario el principio y el fin de una época, el inicio de lo que podríamos llamar el año enológico.

Llega una uva nueva a la bodega, con unas características más o menos distintas de las de años anteriores, y al enólogo más le vale no tirar de “recetas” pasadas y valorar muy bien cuáles son sus condiciones y aplicar todo su saber para convertir esa uva en vino, el vino que quiere hacer.

Seguramente, debido a la creciente influencia del cambio climático, hay zonas donde el efecto añada, las diferencias en las uvas y los vinos de un año para otro, cada vez se deja sentir más. Años con una pluviometría escasa, seguidos de años con un exceso de lluvia durante la maduración. Años de temperaturas moderadas seguidos de años de intenso calor, o de olas de calor que, en función de en qué momento vegetativo de la vid ocurran pueden tener consecuencias más o menos notables en la calidad de la uva.

vinyapenedesPor eso es esencial para el enólogo observar. Salir mucho antes de la vendimia al viñedo y recoger muestras para controlar la maduración, pero no solo eso, observar la vegetación, el aspecto de la planta, del suelo… Y empezar a hacerse una idea de cómo será la uva que elaborará ese año. La vendimia pasa el relevo del viñedo a la bodega, del viticultor al enólogo.

Una vez que la uva entra en la bodega la labor del enólogo será transformar esa uva en vino. Evaluar la necesidad de los mostos de tratamientos para llevar a cabo una buena fermentación. Acompañar y seguir las fermentaciones, para poder intervenir rápidamente en caso de problemas.

La vendimia “enológica” va mucho más allá de la entrada de uva en la bodega. Cuando ya no hay más entrada, hay que seguir todas las fermentaciones hasta el final. Si se elaboran vinos de diversas variedades, evaluar analíticamente y, sobre todo, por cata, los diferentes vinos varietales para poder diseñar un cupaje que tenga en cuenta las variaciones que se han producido en la añada, ya sea para suavizarlas o bien para resaltar algún aspecto.

Criar, madurar esos vinos si es el caso, o prepararlos para su embotellado. Una labor que se extiende durante meses, y que tiene su cénit en la vendimia, cuando todo recomienza.

Para poder profundizar más sobre tema encontramos el segundo módulo del Curso de Sommelier semipresencial: Enología, donde daremos respuesta a todas estas cuestiones.

Autor: Sr. Antoni Cantos Llopart – Profesor CETT eLearning

Para más información: cettelearning@cett.cat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s