imagen A las puertas de la vendimia…

A mediados del mes de agosto de este mismo año, ha empezado en la zona del Penedès (Catalunya) la época de la vendimia. Cabe destacar que en estos primeros días se han cosechado las variedades más tempranas, fundamentalmente las de chardonnay y pinot noir destinadas a la elaboración de cava. Por otro lado, ni cabe decir que parte de los temores que se tenían a la vista de la situación de sequía presente se han confirmado.

Este año 2016 está siendo extremadamente seco. En promedio, durante los primeros 6 meses del año la precipitación ronda los 300 l/m2. Según datos del observatorio de Sant Sadurní d’Anoia, este año apenas ha llovido la mitad: se recogen por el momento 134 l/m2.

La vendimia 2016 - Viticultura

A esta escasa pluviometría hay que sumarle la sequía sucedida en el pasado año. En 2015 la precipitación total fue de unos 300 l/m2, la mitad de la media. Eso supone que la planta apenas cuenta con reservas de agua en el suelo con las que poder hacer frente a la falta de precipitación. Se da la paradoja de que las cepas viejas, que habitualmente, al tener un sistema radicular más profundo, tienen acceso a reservas de agua. Este año estas cepas muestran más síntomas de stress hídrico que las jóvenes, lo cual parece indicar un agotamiento de las reservas hídricas en el subsuelo.

Las consecuencias de esta falta de agua son varias: ha habido poco desarrollo vegetativo y poco crecimiento de hojas y sarmientos. Esto se aprecia fácilmente viendo la poca altura a que ha llegado la pared vegetal. Las hojas son el motor de la planta, las que captan la energía solar y fabrican los azúcares. Si a esto añadimos que la fertilidad fue muy alta y hay gran número de racimos, la conclusión es obvia: menos producción de azúcares y nutrientes en general, más bayas a repartir y  menos concentración. El efecto de la deshidratación por calor puede tener cierto efecto maquillador de esta merma, especialmente en el caso de los azúcares.

Pero como todo, hay aspectos positivos en esta situación, la incidencia de enfermedades fúngicas ha sido irrisoria y no se encuentra ni rastro de la temida Botrytis. Podemos afirmar que la vendimia será de una sanidad excelente, pocas veces vista. Las variedades tempranas ya no se escapan de estas condiciones, y será el reto para los enólogos intentar compensar las posibles carencias.

En el transcurso de estas semanas empieza la vendimia generalizada en la comarca, con  variedades mayoritarias de la zona, macabeo, xarel·lo y parellada. Si se produce la tan ansiada lluvia, para ellas aún hay margen de mejora…

Para poder profundizar más sobre tema encontramos el primer módulo del Curso de Sommelier semipresencial: el módulo de Viticultura, donde pretendemos dar respuesta a esta cuestión y muchas otras más.

Autor: Sr. Antoni Cantos Llopart – Profesor CETT eLearning

Para más información: cettelearning@cett.cat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s