imagen MILLENNIALS, ¿una generación o una forma de SER?

A finales del siglo XX se denominó millennials o generación del milenio a la nacida entre 1981 y 1995. La terminología se ha vinculado a los segmentos más jóvenes de la sociedad, entre otros motivos, por su capacidad de uso y de interacción constante con las nuevas tecnologías. Ahora bien, hay que reflexionar si es sólo un concepto asociado a un contexto generacional propio de estas edades, o bien a una manera de vivir la vida, de consumir ocio y de hacer turismo, que influye en grupos de edad más avanzada.

La aparición y la consolidación de Internet, las redes socialeGeneración Millennials CETTs, el teléfono inteligente y, más recientemente, todos los dispositivos tecnológicos portables o wearables, han condicionado completamente nuestra manera de actuar, de relacionarnos y de consumir. Hasta el punto de que, hoy en día, los smartphones han modificado comportamientos tan comunes como nuestra forma de desplazarnos: somos capaces de caminar a la vez que enviamos mensajes y esquivamos los obstáculos.

Gracias a este desarrollo tecnológico de finales del siglo XX, los millennials, hijos de la
generación del Baby Boom, han crecido habituados al acceso y el disfrute de Internet, en una época de bienestar económico donde la mayoría han podido formarse y acceder a la universidad. Por ello tradicionalmente se asocia el uso masivo de las tecnologías en la generación de los más jóvenes. En los últimos tiempos, sin embargo, se está produciendo un traspaso generacional en cuanto a la utilización de estos dispositivos y en la manera de hacer y de vivir de los millennials. Cada vez más sus pautas de comportamiento, propias de los “nativos digitales”, son la referencia para los llamados “inmigrantes digitales” que, por edad, se han digitalizado por necesidad. A nadie se le escapa que actualmente la interacción de las nuevas tecnologías ya no es propia ni exclusiva de los millennials, sino que se ensancha hacia usuarios de franjas de edad más avanzada que, a pesar de no haber nacido con la tecnología actual, se han adaptado a la nueva realidad. Sin embargo, a menudo no se piensa de manera específica en este hecho en muchos aspectos de la sociedad actual.

Desde el sector turístico, este planteamiento hay que reflexionarlo también desde el punto de vista de la formación en turismo, donde el alumnado, como millennials de pleno derecho y futuros profesionales del sector, asimilan rápidamente el potencial que brindan estas herramientas digitales en el campo de la comunicación, de la comercialización y en el propio consumo de las experiencias de viaje. Sin embargo, aún queda por recorrer en la visión que tienen del aprovechamiento de las herramientas digitales para la gestión turística (el uso de GPS, cartografía online, SIG, CRM, etc.) y sobre todo en cuanto a la adaptación de contenidos para todos los públicos consumidores tecnológicos (webs, apps, blogs, redes sociales, etc). Y es que a menudo se piensa que los millennials, por el simple hecho de serlo, ya lo saben todo sobre nuevas tecnologías; y quizá sí que saben para comunicarse a diario con los amigos y para publicar en las redes sociales las fotografías de los viajes, pero otra cosa es que conozcan las posibilidades que realmente tienen estas herramientas para gestionar el turismo de una manera más eficaz.

También hay que valorar la capacidad de adaptación constante de las empresas y administraciones turísticas en este ámbito. Actualmente, se hace evidente la necesidad de crear productos a medida de diferentes consumidores digitales (millennials o no), que se deben implementar en clave turística y no puramente técnica. Y es que la revolución digital no pasa sólo por cambiar los instrumentos de la comunicación, sino que supone un cambio más profundo que afecta a los propios contenidos del mensaje. Ante este cambio tecnológico de gran expansión, se necesitan expertos en formación turística, y en comprensión y mediación patrimonial, que vayan más allá de perfiles técnicos o informáticos.

Asimismo, desde el sector turístico es necesario que haya una mayor concienciación para conocer los “nuevos” millennials y para crearles experiencias turísticas adecuadas, como grupo de potenciales turistas. Y se deben tratar todavía con más énfasis ya que su comportamiento suele ser reproducido por otros grupos de potenciales turistas. Es preciso, pues, dar respuesta a la evolución de un proceso lógico: la digitalización de la sociedad.

Autores: Sra. Mercè Colom, Sr. Daniel Imbert-Bouchard y Dra. Laia Coma
Profesores de CETT eLearningCETT-UB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s